FOTOGRAFÍA DEL MES

¡LA MADERA SE VA, LA POBREZA SE QUEDA!

©Oscar Navarrete |Galería News

Son carretas naguas madereras, circulan sin placas durante los fines de semana, en horas de la noche, durante días de asueto y muchas veces a plena luz del día empoderados en el descaro que el respaldo de la impunidad les brindan, son los camiones madereros que transportan en tucas, en rollo o bien aserrada la madera de pino saqueada de la Cordillera Dipilto Jalapa.

Un saqueo avalado por las autoridades forestales, policiales y del medio ambiente del Estado nicaragüense, para los y las comunitarias esta ya es una realidad que se refleja en la pobreza de sus municipios, los bosques son saqueados, la madera circula por la panamericana nicaragüense rumbo a Managua o zonas fronterizas, miles de dólares en madera para enriquecer a las empresas madereras y fortalecer el discurso estatal de la “necesidad de conquistar el mercado maderero internacional”, un discurso que desde 2016 se fortalece y debilita los programas de manejo forestales a nivel nacional.

La madera se va y la pobreza se queda en las comunidades de Dipilto y Jalapa, suelos desprotegidos, ríos y quebradas secas, agua contaminada son la otra cara del comercio maderero.

Conoce nuestro especial: “Coco: Un grito de auxilio”