Estelí, Nicaragua 11 de marzo de 2021.- Su pasión por el arte gráfica y su compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres, han sido la combinación perfecta de El Gato Negro Lunar, quien con sus dibujos e ilustraciones refleja la realidad que viven las mujeres en Nicaragua víctimas de un sistema patriarcal, donde la violencia que sufren día a día no es prioridad para el Estado.

Por: María Gómez/República 18

El Gato Negro Lunar, apelativo con el que se identifica como artista gráfica, contó que desde que tuvo su primer contacto con un pincel su pasión fue madurando y creciendo hasta lograr combinar con sus ideologías, pues siempre ha estado consciente de las desigualdades sociales y los abusos que sufren las mujeres.

“Siempre he sentido la necesidad de que mi voz se refleje en mis creaciones y así, también, fue que empecé a incluir demandas o visibilizar realidades de otras mujeres por medio del arte”.

El Gato Negro empezó con arte tradicional y siempre ha preferido la acuarela porque “asemejo con la vida, impredecible, colorida y que fluya hacia algo”. Sin embargo, en su profesión también ha sufrido violencia machista en las redes sociales por ser feminista y dibujar de manera crítica.

“Hubo épocas en que a diario recibía mensajes con obscenidades, amenazas e incluso intentando duplicar mi perfil de trabajo”.

Los hombres menosprecian su trabajo

Parte de los retos que ha enfrentado El Gato Negro Lunar, son las críticas destructivas y el menosprecio de su trabajo por hombres que se han creído superior porque suponen que su trabajo tiene otro nivel. Pero estas acciones machistas solo han contribuido al desarrollo de esta ilustradora, pues pese a que los murales, dibujos e ilustraciones digitales no son gratas para la vista de muchos hombres, para las mujeres es un reflejo de lo que vive y una inspiración para luchar por el respeto a sus derechos humanos.

Cabe destacar que a pesar de que algunos han querido bloquear su arte, otros artistas que están más concientizados sobre temas de igualdad han apoyado su trabajo y el trato ha sido igualitario.

Gato Negro Lunar

El Gato Negro aseguró que el principal reto de su profesión es vivir de este arte en Nicaragua porque es un trabajo poco valorado y más con la situación sociopolítica que se ha agudizado desde abril de 2018. Sin embargo, no todo ha sido negativo, pese a que el mercado del arte gráfica en el país no se ha explorado a profundidad, hay mujeres que se interesan en las obras y que se identifican con la lucha por lo que contratan sus servicios.

“Los beneficios han sido las redes de gente con la que he podido trabajar, he conectado con mujeres maravillosas, artistas e ilustradoras y mujeres que están en sus luchas, esa riqueza de experiencias vale mucho el esfuerzo”, aseguró.

“Mi mayor inspiración son las mujeres”

Para El Gato Negro Lunar su mayor inspiración la encuentra en las mujeres que la rodean pues su fuerza, la realidad de cada una y la diversidad que comparten la motivan cada día.

Gato Negro Lunar ilustras a mujeres y niñas, graficando sus demandas y luchas.

“Soy una firme creyente de que el arte es una herramienta poderosa de incidencia política u de protesta, porque nos permite exponer un tema o una demanda en un formato que pueda ser asimilado por muchas”.

En el caso de Nicaragua y su conmemoración del Día Internacional de la Mujer, le provoca muchas emociones porque la realidad del país es “difícil y dolorosa” porque se siente reprimida por el Estado de Nicaragua, quien en los últimos tres años no han permitido movilizaciones feministas en las calles; también les han arrebatado algunos espacios y derechos a las mujeres, motivos que han generado más injusticia social.

“Más que opinión siento muchísima rabia, me siento limitada actualmente porque siento que estamos viviendo en mucha incertidumbre porque no existen instituciones ni un Estado que cumpla con sus obligaciones hacia nuestras exigencias de justicia, seguridad, protección y otras demandas. Si bien hoy denunciamos más abiertamente, a los que nos han violentado u abusado, la justicia no llega a tener una repercusión real hasta que no contemos con un estado democrático que condene realmente esto”.

Finamente, El Gato Lunar hizo la invitación a todas las mujeres que les apasiona el arte gráfico pues para ella significa una profesión de dedicación, estudio y disciplina. Además, les recomienda que empiecen a trabajar en sus espacios y se acerquen a otras mujeres creadoras, porque “muchas como yo están dispuestas a ayudarles a mejorar y crecer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.