Por: Tania Hernández/Galería News

Los niveles de riesgo para el ejercicio de la libertad de expresión en Nicaragua han llegado a ser los peores, según organismo nacionales e internacionales de derechos humanos. Sin embargo, el periodismo independiente sigue en resistencia, reafirmando su compromiso de luchar por mantener informada a la ciudadanía pese a las agresiones, persecución, enfermedades y hasta enfrentarse a procesos judiciales, todo esto por ejercer su profesión.

Desde antes del estallido sociopolítico de abril de 2018, el periodismo en Nicaragua venia batallando contra la actual dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero fue meses después del levantamiento pacífico de la población que muchos medios de comunicación se vieron golpeados significativamente; obligados al recorte de personal por la falta de ingresos económicos debido a la caída de las ventas de publicidad y la falta de fondos de organismos no gubernamentales asfixiados por el Estado. Asimismo, muchos hombres y mujeres de prensa tuvieron que dejar a sus familias por la persecución desatada por el régimen y salir al exilio para resguardar sus vidas.

“Los acontecimientos de abril de 2018, esto ya era sistemático prácticamente desde el año 2007 que fue la ascensión de Ortega después de haber sido presidente hasta 1990, de tal manera que ese nuevo período en el que se inaugura el poder de Ortega, sistemáticamente Ortega quitó fuentes a los periodistas de tal manera que nos orilló hasta que cerró medios de comunicación, cerró espacios de radios en diversos municipios, de tal manera que generó una fuerte reacción del periodismo independiente que personalmente yo lo definiría como resistencia permanente contra los abusos del poder pero informando a la ciudadanía, refugiados bajo el alero de las tecnologías de información y comunicación”, expresó Sergio Marín, director de la plataforma digital La Mesa Redonda.

Según informe de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, a la fecha ha muerto un periodista, otro ha sido herido de bala, decenas han sido vapuleados y robados, centenares han migrado forzadamente, una cifra no determinada ha perdido su empleo o ha decidido abandonar la profesión, y quienes quedan, realizan su trabajo en espacios limitados y bajo alto riesgo de represión oficial y para oficial.

Periodismo colaborativo. Imagen: Tania Hernández/ Galería News

Periodismo en resistencia

Para David Quintana, director del medio digital Boletín Ecológico; las herramientas tecnológicas han sido el vehículo para continuar informando a la ciudadanía y una alternativa para continuar elevando las voces y denunciar las arbitrariedades del régimen.

“Después de abril de 2018 han nacido varios medios de comunicación con colegas que se vieron en la necesidad forzada de exiliarse y que encontraron como medio para seguir haciendo su trabajo las redes digitales, la prensa digital ha sido el resurgimiento de los medios convencionales o de señal abierta”, manifestó Quintana.

Por su parte, las comunicadoras Elizabeth Romero, directora del medio digital Obrera de la Tecla y Martha Irene Sánchez, de la plataforma República 18, coinciden en que la escalada represiva contra hombres y mujeres de la prensa independiente abrió pasó al fortalecimiento de los periodistas, despojándose del egoísmo o del manejo de la primicia y creando alianzas estratégicas.

“Periodistas, hombres y mujeres así como medios de comunicación se vuelven blancos directos de la violencia estatal, en esa medida el periodismo responde y responde informando. Hoy por hoy podemos decir que el periodismo independiente ha dado grandes lecciones de compromiso y que ha emergido de manera valiente, en multi-formatos”, dijo la comunicadora Martha Irene Sánchez.

Argentina Olivas, directora de Radio Vos, en Matagalpa enfatizó que una de las políticas de la radio desde su nacimiento es el periodismo colaborativo.

“Como política de la radio siempre ha existido el periodismo colaborativo desde los 16 años que llevamos, siempre ha sido nuestro fuerte el generar alianzas con otros medios y con otros colegas periodistas para apoyarnos mutuamente. Con Onda Local, por ejemplo, hemos sido aliados desde hace muchos años”, destacó Olivas.

Para la plataforma digital República 18, el replicar contenido de otros medios de comunicación en su plataforma va más allá de esa alianza colaborativa, es también realizar acciones conjuntas con otros medios a nivel nacional e internacional.

“República 18 ha hecho reportajes o contenidos más elaborados en producciones conjuntas con Noticias de Bluefields, también hemos iniciado este ejercicio de alianzas cuando hay transmisiones que lidera el gremio periodístico y que por ejemplo recibimos invitación de Onda Local o de Voces en Libertad, cuando convocan a hacer algunas cadenas digitales con gusto nosotros nos sumamos”, explicó Martha Irene.

Por su parte, Elizabeth Romero detalló que esta práctica de periodismo colaborativo le ha permitido diversificar el contenido informativo de Obrera de la Tecla, la cual solo cuenta con dos personas para dar vida a esta plataforma.

Y así se pueden mencionar muchos otros medios de comunicación independientes que trabajan en redes para mantener informada a la ciudadanía nicaragüense.

Onda Local, Galería News, República 18, Despacho 505, Nicaragua Actual, Nicaragua Investiga, Radio Vos, Radio Camoapa, Obrera de la Tecla, Boletín Ecológico, son tan solo algunos medios de comunicación independiente y emergentes que trabajan en redes, resistiendo a las adversidades y arbitrariedades que el régimen de Ortega-Murillo impone al periodismo independiente.

Periodismo colaborativo. Imagen: Tania Hernández/Galería News

Desafíos

Para los medios de comunicación que luchan a toda costa por continuar informando en medio de la crisis social, política y económica que se vive en el país, el logro más importante es la práctica del periodismo colaborativo. Sin embargo, colegas consultados por este medio coinciden en que el desafío más grande de los medios de comunicación independientes y emergentes tiene en este contexto es el tema económico para poder seguir generando contenido.

“Con nuestros aliados hemos acordado compartirnos nuestros contenidos porque sabemos que somos equipos pequeños y que somos equipo que no tenemos un salario como tal, que el trabajo que realizamos es un trabajo voluntario”, reflexionó Sánchez.

La periodista también destacó que lo novedoso de esto es que los ha obligado a ser autodidactas para ofrecer contenido de calidad a sus audiencias a través de los multi-formatos.

Por su parte, Sergio Marín Cornavaca considera que “el Orteguismo ha perdido la batalla frente a la prensa libre de Nicaragua, y ha perdido la batalla porque existe una convicción de parte de las y los periodistas por la libertad de prensa y en ese sentido cada periodista se ha convertido en un defensor de derechos humanos y un defensor del Estado de derecho”.

Lealtad y convicción, son las palabras con la que David Quintana define su postura de resistencia; destacando que un periodista sabe “que la verdad y la justicia está en la población cívica que lucha por su libertad”.

Elizabeth Romero con más de 30 años de experiencia en el periodismo, expone que la lucha radica en continuar elevando las voces, comprometidos con seguir ejerciendo la profesión. 

Firmeza periodística

La organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) entre el 15 de julio y el 15 de diciembre de 2020 registró 66 denuncias de periodistas y 28 tipos de agresiones entre los que resaltan el hostigamiento, criminalización y obstaculización del ejercicio periodístico.

Pese a las arbitrariedades del Estado de Nicaragua los hombres y mujeres de prensa siguen resistiendo, amparados bajo la solidaridad, imponiéndose con la verdad ante los infortunios de la dictadura Orteguista y en medio de leyes represivas, convencidos de que su compromiso es con el pueblo nicaragüense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.