Managua, Nicaragua 11 de marzo de 2021.– A raíz de la situación sociopolítica y de pandemia en el país cientos de mujeres han quedado en el desempleo; sin embargo, pese a la desigualdad social que esto ha provocado no se han dado por vencidas y han arriesgado todo para sobresalir.

Por: María Gómez Mejía y Fabiola Tercero

Tal es el caso de la cronista deportiva Rosa Carola Membreño, quien por amor a su profesión y por el deseo de seguir informando sobre los deportes en Nicaragua ha emprendido con la plataforma digital “Pasión Deportiva”. La periodista tuvo que renunciar a su empleo de 12 años en el diario Hoy y en el Diario La Prensa por problemas de salud, pero le fue imposible alejarse de los deportes, pues son parte de su día a día.

Membreño tiene más de 10 años de experiencia. Su sueño era ser jugadora profesional de basquetbol y no pudo lograrlo por las dificultades económicas de su hogar, pero esto no fue impedimento para llegar a la cima del periodismo deportivo porque fue premiada tres veces como la Mejor Cronista Deportiva de Prensa Escrita.

Pero no solo a las limitantes económicas se ha enfrenado la cronista; también ha sido víctima del machismo, ya que el ambiente donde se mueve en un espacio históricamente “dominado por hombres”. Membreño, relató que en muchas coberturas o cuando llegaba a los estadios la quedaban viendo mal, le hacían desprecios y les daban prioridad a sus colegas varones. Sin embargo, siempre se mostró valiente, segura y se arriesgo hasta lograr el respeto a su trabajo.

“El paso por la crónica, como hasta actualmente trato de desempeñarlo, ha sido difícil, ha sido duro, ha sido de muchos retos porque tenés que conocer el deporte y tenés que estudiarlo; tenés que ser disciplinada y tener paciencia. Constante para entender, comprender, buscar e investigar, es un trabajo diario y un reto para mí”. Membreño aseguró que parte del respeto se logra con el conocimiento, pues hay fanáticos y colegas que quieren “sobresalir” con preguntas sacadas del bolsillo para poner a prueba los conocimientos de la cronista.

Membreño, no se da por vencida. Su fama, excelencia y buen trabajo la presiden tanto a nivel nacional como internacional. Ha sido una mujer respetada en el gremio por su trabajo y esfuerzo.

Cronista deportiva Rosa Carola Membreño. Foto: Óscar Navarrete

La travesía de la mujer judoca nicaragüense

Otra mujer que se ha destacado en el deporte nicaragüense es la judoca, Sayra Laguna, de 32 años, quien ha sido campeona dos veces de judo en Centroamérica y cinco veces campeona panamericana de sambo, premiada por el Comité Olímpico de Nicaragua (CON) y la asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN) como la mejor atleta amateur del año en 2017.

La deportista tuvo que enfrentarse a la dura situación sociopolítica del país, donde solo unos cuantos gozan de los beneficios que el Gobierno da con los fondos públicos.

Haber subido en 2018 con una bandera en un pódium de Acapulco, México, en 2018, cuando recibía la medalla de oro como campeona panamericana de Sambo y con un cartel que dedicaba su premio a todas las víctimas asesinadas por la dictadura de Daniel Ortega, bastó para ser señalada y acosada por los militantes del régimen.

Atleta profesional Sayra Laguna en Guatemala. Foto: cortesía.

“De lo más profundo de mi corazón dedico esta medalla a mi Jesús y a todas las personas que han muerto en mi país”. En esta fecha ya se contabilizaban cientos de ciudadanos asesinados por las fuerzas armadas de la familia presidencial compuestas por paramilitares, policías, retirados del Ejército y (según testimonios de afectados) miembros de el Ejército de Nicaragua.

Es así como la deportista profesional fue tachada como “traidora”, inmediatamente empezaron las represalias en su contra porque le prohibieron el ingreso a las instalaciones deportivas donde entrenaba, también los clubes privados la aislaron.

Ante la falta de empleo y la represión en su contra decidió emigrar a Estados Unidos para continuar profesionalizándose, pero la pandemia hizo de las suyas con su familia y tuvo que volver en un contexto aún más difícil porque regresó por tierra en medio de la pandemia donde las fronteras estaban cerradas.

La atleta contó que tuvo que cruzar en furgones hasta llegar a Guatemala donde se encontró con más nicas que querían volver. Pidió apoyo en la embajada de Nicaragua en este país, pero la respuesta fue negativa.

Laguna como Membreño han sido mujeres destacadas en la profesión, han luchado por tener un lugar en un ambiente donde son pocas las que triunfan por las mil presiones o dificultades que se presentan, principalmente el acoso de los colegas hombres. Ambas, han sido víctimas del machismo que impera en Nicaragua.

La atleta Laguna en un episodio de su vida, al verse en el desempleo y sin apoyo recurrió a vender cuajadas o hacer otras actividades, pero la economía de Nicaragua no espera y cada día los costos de los servicios básicos, canasta básica y salud incrementan.

Atleta profesional Sayra Laguna. Foto: cortesía.

Desigualdad de género

La situación sociopolítica, económica, sanitaria y humanitaria de Nicaragua no solo ha afectado a los hombres, sino a las mujeres que son un elemento importante para el desarrollo de la sociedad.

Solo en 2020 miles de mujeres perdieron el empleo por el cierre de negocios turísticos, hoteleros y restaurantes; así como trabajadoras de zonas francas y profesionales que desempeñaban diversas labores en las empresas, que por la misma crisis tuvieron que cerrar o recortar personal.

Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) las mujeres y la niñez ante esta situación se encontraban en un estado de vulnerabilidad porque el estrés provocado por el desempleo podría causar violencia en los hogares.

Pese a que el contexto económico y sanitario de Nicaragua está sin dar tregua a nadie, Laguna y Membreño están decididas a salir adelante, a luchar por sus sueños y aspiraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.