También conocida como Danto, esta especie es avistada aun en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe de Nicaragua, mientras que en el Pacífico dejó de existir hace más de un siglo y solo es visible en cautiverio. Cuando mucho, la población de tapires apenas llegaría a unos 400 ejemplares.

10 de agosto de 2022. Redacción Central Galería News 

Managua, Nicaragua.-La última vez que un danto o tapir fue visto fuera de un zoológico en el Pacífico nicaragüense, fue durante la serie final de beisbol entre los Indios del Bóer y los Dantos, cuando el equipo del Ejército de Nicaragua –entidad que entre sus funciones tiene la protección y conservación del medio ambiente y los recursos naturales– llevó un ejemplar al estadio para exhibirlo, cubierto con una capa roja.

“… lo que más dejó a los presentes con la boca abierta, fue cuando los Dantos llevaron el zoológico al estadio. ¡Sí, créalo! Cinco minutos, previo al duelo, abrieron las puertas del jardín central, entró un camión con unas 10 personas rodeándolo y en el centro una jaula, ¿Qué iba adentro? Todos se preguntaban, y no era más y menos que un danto, de carne y hueso, con su hedor y sus ruidos, era el éxtasis de la marea roja…”, publicó LA PRENSA en su sección deportiva el 15 de octubre de 2016.

El Nuevo Diario, en tanto, fue menos eufórico en su nota deportiva de la misma fecha: “Antes de iniciar el desafío, la directiva dantista llevó a un danto en vida, el cual desfiló en un camión sobre el terreno de juego frente a las dos barras”.

Tapir en exhibición
En Octubre de 2016, el Ejército de Nicaragua exhibió como un juguete a un ejemplar de Tapir o Danto durante la final de baseball, un lujo para una institución estatal, una pena para un país que limita sus esfuerzos en conservar la especie| © Carlos Valle

La algarabía quizá pasó por alto que el tapir es una de las especies más amenazadas en el país y que fuera de zoológicos solo es posible encontrarla en las regiones del Caribe, así como en la Reserva Biológica Indio Maíz, en el sureste de Nicaragua, donde habita una amplia variedad de animales.

“Al tapir lo encontramos solamente en el Caribe Norte y el Caribe Sur y en Río San Juan. Los siguen matando, casi a diario vamos reduciendo la población. En la selva, cada dos años va a tener una cría, si matan a una hembra imagínate se acabó ese ciclo”, explicó Eduardo Sacasa, presidente de la Fundación Amigos del Zoológico.

La mayoría de las especies de tapir habitan en América. Este mamífero perisodáctilo de procedencia americana cumple una función importante en la dispersión de semillas. En su hábitat natural, estos pueden vivir alrededor de 20 años, su reproducción, sin embargo, es lenta, debido a que su gestación dura 13 meses y logran parir cada dos años, esta especie tan solo tienen una cría por parto.

Nicaragua es el primer país del mundo en reproducir tapires en cautiverio a través del centro de reproducción del Zoológico Nacional, donde actualmente se encuentran  más de 22 tapires.

“Somos el primer país del mundo en el que tenemos tanta reproducción de tapires en 23 años, porque vos sabes que su gestación dura 400 días, entonces no es fácil, y así, sin instalaciones especiales, sino rústicas, hemos logrado pues llegar a colocarnos a ese punto”, explicó Sacasa, quien es además presidente del Zoológico Nacional.

El Zoológico, en conjunto con organizaciones internacionales, realizan monitoreos con los que han determinado que “pudiera haber unos 400 tapires” en el país, y esto, a rasgos generales, “no es nada”, enfatiza Sacasa.

Click Here
Click Here
Click Here
Click Here
Previous
Next

Más especies en peligro de extinción

El avance de la frontera agrícola, la degradación, la pérdida de hábitats y la caza ilegal, son las principales causas por las que numerosas especies de animales son considerados en peligro de extinción.

Según datos de la organización ambiental Centro Humboldt, entre 2011 y 2018 en Nicaragua se ha perdido más de 1.4 millones de hectáreas de bosques, lo que equivale al 11 por ciento del territorio nacional.

Nicaragua comprende 68 ecosistemas diferentes, tanto terrestres como acuáticos, que albergan a por lo menos 14,000 especies de animales invertebrados y 1,800 de vertebrados.

En 2019, el Club de Jóvenes Ambientalistas reportaba 10 especies de animales que solamente se encuentran en Nicaragua y que forman parte de la larga lista   de animales en peligro de extinción, la cual incluye a la rana leopardo isleña (Lithobates miadis), así como a la salamandra anolis isleño, que solamente se encuentran en el archipiélago de Corn Island, ubicado en el Caribe Sur de Nicaragua.

Animales en lista roja por estar en vía de extinción

El Gato Lunar
Según datos del Libro Rojo (2da edición), que es un trabajo conjunto entre el Movimiento de Jóvenes Ambientalistas y el Comité Nacional de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), con apoyo del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA); existen más de 42 especies en peligro de extinción, entre mamíferos, peces, aves y herpetofauna (reptiles) en Nicaragua.

Ante esta realidad el Zoológico Nacional, hace esfuerzos por conservar una variedad de animales en peligro de extinción, entre estos el águila arpía, tapires, guacamayas, lapas rojas y verdes, lora nuca amarilla, los tigrillos margay, tigrillos celotes, jaguares, pumas, etcétera. Todos estos se encuentran en la lista roja, apéndice uno de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

El Zoológico también cuenta con el Centro de Rescate de Fauna Silvestre, donde reciben a los animales que la ciudadanía compra y dona, así como también los que son rescatados y también los que son decomisados.

En 23 años de existencia del área de rescate se han liberado aproximadamente 10,000 animales.

Los animales liberados masivamente por el área de rescate de fauna silvestre del Zoológico Nacional cuentan con anillos y un chip a través de los cuales son monitoreados tras su liberación.

“Lo bonito de esto es el resultado, que ahorita andan loras liberadas por nosotros que están alimentando sus crías ya grandes que todavía no pueden solas, y las ves que están alimentando y eso pues, dice uno, ha sido positivo”, señala Sacasa.

Así como el tapir, existen muchas otras especies que poco a poco ha reducido su población y que, de continuar con la destrucción de su hábitat y la caza ilegal y desmedida de las especies, estos quedaran vivos solamente en retratos.

Po su parte, el MARENA no brinda respuesta acertada o un plan de contención ante la caza ilegal de algunas especies y principalmente de las especies en peligro de extinción.

Galería News consultó a Eduardo Sacasa sobre la relación entre el MARENA y el Zoológico y este dijo tener contacto con esta entidad, sin embargo, al tocar el tema de alianzas para una estrategia conjunta sobre los animales que son ofrecidos en semáforos, estos no dan una respuesta.

“MARENA es el ente regulador del Zoológico y siempre estamos en contacto, hemos tocado ese asunto y la verdad que no se ha hecho posible, el por qué, no sé”, manifestó Sacasa.